Noticias

Corpus Christi, una dulce devoción

La custodia del Santísimo Sacramento, el tesoro mejor cuidado de la ciudad, presidió ayer la procesión con la que inició el Septenario, una fiesta en la que la fe se mezcla con el dulce sabor de los bocadillos que inundan con su aroma el Parque Calderón.

Inicia así la celebración más larga y una de las más antiguas de la ciudad, el Corpus Christi, una muestra de fe y tradición que este año centrará su mensaje en la paz. Así lo señaló ayer el monseñor Marcos Pérez Caicedo, quien pidió no olvidar la verdadera razón de los festejos que es la Eucaristía, la comunión con Dios y el prójimo.

Lo dijo durante la misa que dio pie a los festejos en la parte externa de la Catedral donde bandas de pueblo de las Fuerzas Armadas y la Guardia Ciudadana pusieron ritmo a la fría noche, que congregó a miles de personas en torno a los faroles y castillos de luces artificiales propios de la centenaria tradición cuencana.

Procesión

La hora santa en la iglesia de San Sebastián marcó el inicio de las celebraciones religiosas. Fue presidida por el padre Marco Matamoros y tuvo como principal protagonista a la Custodia del Santísimo Sacramento, fuertemente resguardada por los granaderos de Tarqui, los Caballeros de María y los integrantes de la banda de guerra del insigne colegio Benigno Malo.

Decenas de fieles partieron desde el templo hacia la Catedral Nueva a través de la calle Sucre acompañando al Santísimo hacia su casa en el corazón de la ciudad.

La lluvia acompañó la procesión pero esto no fue impedimento para que, con farol en mano, los devotos del Santísimo lo acompañen, instalen estaciones con santos y velas para saludar su paso o le lancen flores “aguareciendo” en los portales de las casas patrimoniales.

Bolívar Piedra, vicario de la Arquidiócesis de Cuenca indicó que el mensaje de este año para el Corpus es convertirnos en constructores de paz en un mundo en conflicto, ser instrumentos de pacificación y no quedarse al margen de lo que está ocurriendo en el mundo. “Orar por la paz”.

Recuerda a los feligreses que el Santísimo Sacramento, representado en la hostia, es colocado dentro de la custodia dorada en forma de sol que lleva grabada dos letras del abecedario griego, Alfa y Omega, que significan “Jesús es el comienzo y el fin”, siendo esta manifestación de fe el centro de la celebración.

Dulces y luces

Mientras tanto en los alrededores del Parque Calderón, los puestos de dulces y las ruletas de caramelos esperan a quienes golosamente se dan una vuelta en el centro y sucumben al aroma y sabor de los miles de bocadillos.

“Nadie se me va sin probar un dulce, está prohibido”, dice con una sonrisa Carmen Delgado, “Mama Carmela” como prefiere que la llamen, quien lleva décadas participando en las fiestas de Corpus Christi.

Por la noche los castillos de luces artificiales y las bandas musicales recibirán a quienes visiten el centro de la ciudad.

La seguridad se ha reforzado, el Cuerpo de Bomberos estará presente para evitar accidentes, se controlará el ruido, el consumo de alcohol y el uso de pirotecnia para que nada empañe la mayor fiesta de los cuencanos. (JPM) (I)

Fuente: El Tiempo

16/06/2017

Saludos

Your Contact Information

Your Feedback

96.1 Social

Av. Ricardo Muñoz Dávila 4-38 y Juan Bautista Vásquez
Cabina: (+593 7 ) 40 91 911 / 2 888 961 - Ventas: (+593 7) 40 91 901 - Fax: (+593 7) 4091900
contacto@la961.com
La 961 - Suprema Estacion 2017 Todos los derechos reservados
            NEU Digital Media    NEU Digital Media